Explora el legado del expansionismo europeo: Descubre su impacto en el mundo moderno

Índice de contenidos
  1. Introducción
  2. El inicio del expansionismo europeo: Siglo XV
  3. Expansión durante los siglos XVI y XVII
  4. El apogeo del expansionismo europeo: siglos XVIII y XIX
  5. Conclusiones

Introducción

El expansionismo europeo se refiere a la política y práctica de expansión territorial, económica y política de las potencias europeas a través de los siglos XVIII y XIX. Este periodo fue definido por la adquisición y control de territorios en América, Asia y África, por parte de los países europeos. El objetivo principal de esta política era aumentar el comercio, el poder y las riquezas de los estados europeos, y llevar la civilización y la cultura occidentales a las regiones menos desarrolladas del mundo.

El inicio del expansionismo europeo: Siglo XV

Durante el período renacentista, Europa comenzó a crecer económicamente y a recuperarse de los golpes de la Peste Negra. Fue entonces cuando Portugal, liderado por Enrique el Navegante, comenzó a explorar las costas occidentales de África a fin de encontrar una ruta comercial directa hacia Asia. Esta actividad comercial de Portugal llevó al establecimiento de asentamientos en los territorios recién descubiertos. A finales del siglo XV, mientras tanto, los Reyes Católicos encabezaban la repoblación de Granada, finalizada en 1492, y financiaron el viaje de Cristóbal Colón a América.

Expansión durante los siglos XVI y XVII

La época de los siglos XVI y XVII fue testigo de una creciente competencia entre las potencias europeas en el comercio de las colonias y en la posesión de territorios. El expansionismo español se centró en la conquista y colonización de América y las Filipinas. Los portugueses, por otro lado, se expandieron por Brasil e Indonesia. Francia, Gran Bretaña y Países Bajos establecieron colonias en las Antillas, América del Norte y África.

Leer también:  Descubre la belleza histórica de Nueva España a través de estas imágenes impresionantes

El apogeo del expansionismo europeo: siglos XVIII y XIX

Durante los siglos XVIII y XIX, las potencias europeas compitieron por el control del comercio con las colonias y los asentamientos en las regiones menos desarrolladas del mundo. El Reino Unido emergió como la principal potencia colonial, estableciendo su dominio sobre India y gran parte de África.

La expansión europea en África fue motivada por factores económicos y militares, con la dirección estratégica de la explotación de los recursos y el control del comercio de esclavos y marfil. En el siglo XIX, se produjo un reparto del continente africano entre las potencias europeas, conocido como la Conferencia de Berlín.

La expansión europea no pudo ser llevada a cabo sin la resistencia y la oposición de los pueblos indígenas. La conquista, la colonización y el tráfico de esclavos fueron comunes durante estos siglos. El colonialismo fue motivado tanto por las ideas de superioridad racial y cultural de los europeos frente a los no europeos, como por razones económicas.

Conclusiones

En conclusión, el expansionismo europeo fue una práctica política y económica llevada a cabo por las potencias europeas durante muchos siglos. La política se desarrolló en diferentes momentos históricos, con diferentes propósitos, pero con objetivos comunes: expandir la economía, el poder y la influencia de los países europeos, imponer la cultura europea a los pueblos indígenas y controlar los mercados en los continentes menos desarrollados. El expansionismo europeo tuvo un impacto significativo en la historia mundial, permitiendo un nuevo orden económico y político internacional y creando tensiones y conflictos que aún perduran.

Artículos Similares

Subir

Este sitio web usa cookies para funcionar de forma correcta. Más información